Creamos, desde 1994, una a una todas las joyas en nuestra tienda-taller del barrio de Sants, un proceso artesanal en el que se cuida y se mima cada una de ellas. Este proceso nos permite dar una excelente calidad a nuestras piezas y a sus acabados.